Logo

Psicología  Pedagogía  Logopedia  Neurociencia

Los estadios del desarrollo intelectual del niño

12.Mayo.2014 Psicología 0 comentarios

Jean Piaget (1896-1980) describió las fases que un niño va atravesando en su desarrollo. Para este autor, al que muchos otros tomamos como referencia cuando hablamos de desarrollo, un ser humano sigue las siguientes etapas en su maduración hacia adulto:

De 0 a 2 años es la etapa Sensorio-motriz. En ella la conducta del niño es esencialmente motora, no hay una representación interna de los acontecimientos del mundo exterior y no piensa mediante conceptos. El niño usa sus sentidos en pleno desarrollo y las habilidades motrices para conocer el mundo que le rodea utilizando sus reflejos, y más adelante la combinación de sus capacidades sensoriales y motrices. Se está preparando para poder pensar con imágenes y conceptos. Desarrolla en los dos primeros meses las reacciones circulares primarias, es decir: repite las acciones que han provocado placer. Por ejemplo succión del dedo o del pezón. Luego, entre el cuarto mes y el año de vida, desarrolla las reacciones circulares secundarias, es decir: su conducta va orientada al ambiente que le rodea, mueve cosas y observa el resultado para luego reproducirlo y obtener la gratificación del sonido o el movimiento que ha producido.

Después, el niño evoluciona al estadio de preparación y organización de las operaciones concretas, que se divide en dos periodos:

  1. De 2 a 6 años es el periodo denominado por Piaget como Pre-operacional. En este periodo se da la interiorización de las reacciones de la etapa anterior, dando lugar a acciones mentales vagas y sin reversibilidad. En este estadio, el potencial del niño aún no llega a liberar su pensamiento de los aspectos superficiales, aspectos perceptivos de los problemas, siendo todavía su pensamiento intuitivo, pre-lógico.
  2. De 6 a 7 años empieza la etapa denominada de las Operaciones Concretas. Las operaciones son acciones mentales interiorizadas que muestran un cierto pensamiento lógico. Aparecen nociones como la conservación, la seriación y la clasificación. Estas operaciones tienen un rasgo característico: la reversibilidad. Esto quiere decir que el niño, cuando le cambian el agua de un vaso a otro recipiente, dice que la cantidad de agua no ha cambiado (aunque cambie su forma) porque entiende que; si la pasa otra vez al vaso, el volumen será el mismo.

Esta capacidad de representación del niño es lo que Piaget llamó la función simbólica o semiótica. Representar lo real por medio de significantes diferentes de las cosas significadas, se plasma en campos como la imitación, el dibujo, el juego y especialmente el lenguaje. Las acciones concretas están siempre unidas al acto y el niño no puede construir un discurso lógico a partir de preposiciones verbales independientes de su acción sobre los objetos.

De los 12 a los 15 años, con la aparición del estadio de las operaciones formales, el adolescente ya es capaz de un pensamiento lógico derivado de hipótesis verbales. Es aquí cuando se libera de lo real y construye diferentes mundos. Es el tipo de pensamiento de la ciencia: abstracto, formal sin ataduras a lo concreto.

En cada estadio del desarrollo se dan ciertas características que están ligadas al “desarrollo normal”. No obstante, la maduración del sistema nervioso está ligada a factores genéticos, ambientales y educativos que, en ocasiones, alteran el curso normal.

La corteza cerebral es la parte más joven del cerebro, y, a la sazón, la más evolucionada, pero también la más vulnerable. Desde los cero años hasta el final de las etapas descritas por Piaget -citadas por su fácil comprensión de la génesis y estructura del desarrollo intelectual- se dan una serie de desordenes y trastornos cuyos características más significativas conviene reconocer como síntoma de que algo puede no estar yendo bien. La intervención temprana; rápida, va a evitar o atemperar muchos de los problemas relacionados con el lenguaje, la atención, la hiperactividad, el razonamiento y comprensión verbal y numérica, la psicomotricidad, la percepción y, en definitiva; con el aprendizaje. En posteriores artículos expondremos estas y otras circunstancias, así como el modo de afrontarlas. En lo que atañe al tema de hoy podría resumir con las siguientes ideas:

  • En el estadio Sensorio-motriz el niño debe estar en un ambiente físico donde pueda moverse sobre su espalda y barriga, darse la vuelta, arrastrarse, reptar, gatear, levantarse y caminar cuando llegue el momento. Esto, unido a un ambiente estimularmente rico en sonidos, olores y colores va facilitar la conexión de las estructuras nerviosas responsables del movimiento, la percepción, atención, estructuración del espacio y lateralidad, así como la viso-percepción (función neuropsicológica, esta última, relacionada con la percepción tridimensional del espacio y sus posibles transformaciones a través de la visión).
  • En el estadio Pre-operacional es conveniente que el niño explore ambientes diferentes y este en contacto con personas diferentes de un modo progresivo. Sobre todo, el niño ha de jugar, tocar, reír, correr, llorar, hacer cosas de expresión plástica con las manos, oír música… Es muy importante hacer de la escuela, la comida y las relaciones con los demás algo reforzante, alabando cada pequeño logro, potenciando su autoestima y adecuación al mundo de sus iguales y al de los adultos que le rodean. Esto va a capacitarles, como adolescentes, para manejar una dotación cerebral de unos 100.000 millones de neuronas que será la mayor a lo largo de sus vidas. Evitando, en la medida de lo posible, que esta potencia cerebral se descontrole por caminos infructuosos.
  • En el estadio de las operaciones formales, los procesos de razonamiento, comprensión, percepción, atención, memoria, planificación y organización del tiempo y las actividades, solución de problemas, regulación conductual y emocional tanto en el ámbito personal como en el social han de estar en niveles aceptables. El cambio de la enseñanza primaria a la secundaria, el contacto con materias nuevas, la sexualidad como algo tangible e interpersonal y otros factores van exigir el máximo de nuestros chicos. Pero, son niños y, por definición, necesitan afecto y control. El afecto y el control son responsabilidad de los padres, lo mismo que la tomar las medidas necesarias si alguno de los procesos psicológicos básicos, citados al principio del párrafo, está limitado o ausente.

De la detección de esos desordenes y otras materias como la sexualidad infantil, el desarrollo moral, la inteligencia emocional y social y otras materias hablaremos en posteriores entregas.

Hasta entonces: disfruten de sus hijos.
Ángel R. López. Doctor en Psicología.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

  • Icono facebook
  • Icono twitter

COMENTARIOS

Suscripción RSS
Instituto Uría - Psicología, Pedagogía y Logopedia Infantil

© INSTITUTO URÍA
C/Marques de Urquijo, nº 26 entresuelo - 33203 Gijón
T: 985 37 40 81 - 605 02 05 01
www.uriapsicologos.es

C/Fray Ceferino, nº 55 bajo - 33011 Oviedo
T: 985 20 34 15 - 684 68 07 12
www.institutouria.es

Centro Uría - Psicología Clínica y Pisquiatría

© CENTRO URÍA
C/Marques de Urquijo, nº 26 - 33203 Gijón
T: 985 37 40 81 - 605 02 05 01
www.centrouria.es

Psicología Jurídica Uría - Psicología Jurídica y Forense

© PSICOLOGÍA JURÍDICA URÍA
C/Marques de Urquijo, nº 26 - 33203 Gijón